Stella Alpina: Una aventura en moto con hijos

Texto y fotos: Vincent Lamille

NO HACE FALTA VIAJAR LEJOS PARA VIVIR GRANDES MOMENTOS

Nuestro amigo de Touratech Francia pudo convencerse de ello este verano en los Alpes, cuando viajó con su familia y en su motocicleta con sidecar hasta la 50ª Stella Alpina, para luego subir una de las más altas pendientes circulables de Europa. A lo largo de los años se ha acostumbrado a leer sobre viajes extraordinarios al otro extremo del mundo en nuestro catálogo. Estos artículos os invitan a soñar, porque solo unos pocos de vosotros podréis emprender tal viaje. Los demás lectores carecen de tiempo o dinero o, simplemente, carecen de la motivación necesaria. Pero aún así, los artículos habrán logrado su objetivo: despertar el irrefrenable deseo de un viaje en moto. Ni siquiera es necesario viajar miles de kilómetros para encontrar variedad y experimentar la aventura. Esto es algo que también notamos, una vez más, el verano pasado durante un largo fin de semana en los Alpes.

Para un europeo, los Alpes no tienen nada particularmente exótico a primera vista. Sin embargo, para viajar, a menudo sólo se necesita algún tipo de desencadenante, un pretexto. Por ejemplo, podría escuchar a alguien hablando de la 50ª Stella Alpina, una reunión que se celebrará en Piamonte, Italia, el segundo fin de semana de julio. La larga tradición del encuentro despierta inmediatamente la curiosidad, que se ve rápidamente afectada por otra observación: ¿Es posible que no haya ninguna web que hable sobre una ruta en «Stella Alpina»? Esto resulta difícil de creer hoy en día, donde cada pequeña excursión se planifica recogiendo la mayor cantidad de información posible de Internet. Pero investigaciones posteriores nos muestran que el boca a boca funciona por sí solo.

La tentación de participar se hace demasiado grande. Especialmente para Yvon y Dominique Bodelot, que en sus 15 años como importadores de Touratech en Francia casi no han tomado vacaciones. Y como el fin de semana de la reunión de motos también coincide con la fiesta nacional del 14 de julio, se atreven a hacer algo completamente nuevo: cierran la tienda por un fin de semana de puente. Hay un último obstáculo que para muchas personas aún está por superar: ¿Dónde dejar a los tres hijos de la pareja, el más joven de los cuales, la pequeña Zoé-Lee, tiene sólo 20 meses? ¡La solución es llevarlos en el cochecito familiar!

No hace falta perderse en el desierto para saber lo que es sudar, basta con ir al campo en Francia en esta época de especial calor. Tanto para mamá en su G 650 GS Sertão como para papá en el manillar de la R 1200 GS con sidecar, el viaje por la Provenza a 38°C se hace soportable gracias al sistema de ventilación de sus trajes Compañero. Los niños se hidratan constantemente y agradecen el relativo frescor del Col de l’Échelle, que llega como un alivio. Después de un merecido helado en Bardonecchia, un pequeño pueblo en el alto valle de Susa, es hora de ponerse serio y de llegar a los pastos alpinos que, a una altitud de 2.160 metros, son el principal campamento para viajeros. Será difícil llegar. Es bien sabido que el camino en el valle de Rochemolles se vuelve muy polvoriento después del kilómetro 7 en tiempo seco.

La Stella Alpina es exactamente como se nos ha descrito: libre acceso, sin organizadores, sin comercio. Aquí encontrarás sólo lo que cada uno de los aproximadamente 1.500 participantes quiere traer: Motocicleta, tienda de campaña, suministros y muchas historias agradables que contar como, por ejemplo, las de ese hombre de Turín, Mario Artusio, y ese inglés, Harry W. Louis, que querían organizar un encuentro internacional en el lugar más alto accesible en moto. La llamaron «Stella Alpina» y su estreno tuvo lugar en julio de 1966 en el paso de Stelvio de 2.758 metros de altura. Pero los dos amigos aún no sabían de la pista de tierra del Col de Sommeiller de 2.993 metros de altura. Sólo un año después, el evento se trasladó al lugar donde se ha celebrado informalmente todos los veranos desde entonces. En 1980 los carabineros italianos habían intentado en vano poner fin a la reunión. Desde 2008, el ayuntamiento ha cerrado la ruta a los vehículos de motor los fines de semana. Sin embargo, finalmente tuvo que aceptar una excepción para el fin de semana de «Stella Alpina».

Tradicionalmente, el domingo por la mañana, los motociclistas más valientes se ponen en camino y tratan de conquistar el paso real. En la década de 1970 había mucha más nieve y sólo algunos de los pilotos, con sus entonces pesadas máquinas, podían presumir de haberla hecho. Desde entonces se han añadido dos factores, uno agradable y el otro significativamente menor: la invención de las máquinas todoterreno y el calentamiento global. El ascenso es ahora más fácil, pero aún requiere mucha habilidad en la dirección, especialmente en una motocicleta de tres ruedas, que rápidamente se atasca en la nieve firme debido a su anchura: ¡Esto es exactamente lo que pasó! «No me gusta cuando te acercas tanto al borde», confiesa Léo-Paul, de 7 años.

Aún hay que dejar atrás una impresionante serie de 16 serpentinas para finalmente aterrizar en Pian dei Morti. Después de esta barrera de glaciar, el tramo de 19 kilómetros de largo conduce a través de un paisaje rocoso como en los Andes. Luego sube una y otra vez hasta llegar a la última meseta, que marca el final de la ruta y está a poca distancia de la frontera con Francia. ¡Apagamos los motores! Sólo se puede escuchar el susurro del viento mientras se disfruta de la vista de los picos más altos de los Oisans. Después de eso, no hay más remedio que dar la vuelta y enfrentarse a las innumerables rocas y curvas cerradas cerca del abismo en el camino de vuelta aún más aterrador, sabiendo muy bien que el fin de semana aún no ha terminado y que docenas de otras pistas del mismo tipo están escondidas en la región.